La rosa blanca




Un país grande y un país pequeño son vecinos. Los países son pacificos. La frontera está muy lejos de las capitales.
Un soldado del país grande protege el monumento de piedra de sus frontera. Hay una casa en el país pequeño, y una niña y una anciana habitan ahí. La frontera está rodeada de montañas solitarias, por eso hay poca gente. Al principio el soldado y la niña no hablaban nada, pero se hicieron íntimos amigos pronto poco tiempo. Los dos se aburrían porque no tenían a quién hablar. Además tenían encima tardes primaverales largas y apacibles. Un rosa salvaje blanca florecía sobre la línea de demarcación. Unas abejas se apelotonan en torno a la rosa muy de mañana. Cuando los dos están dormidos, oyen el delicioso zumbido de ellos. "Venga, levantaos levantarse pronto. Porque las abejas han venido." Los dos van fuera, y entonces lavan sus caras con agua de manantial. Se encontraban todas las mañanas ahí. "Buenos días. Hace buen tiempo." "Totalmente. Me siento fresco como una rosa."Contemplan un paisaje. Los dos lo ven como si empezasen una nueva página de la vida. La niña no sabían nada de ajedrez al principio. Por eso el soldado se lo enseña, y después los dos juegan al ajedrez por la tarde. El soldado  era mucho más fuerte que la niña pero ahora ella le gana a él a veces.Los dos están absortos en el juego en un ambiente familiar. "Bueno, he perdido. La batalla me está ahogando. Si fuese una guerra real, no sabría qué hacer." Él dijo y rio franco. La niña acechaba a su rey de él y le brillaron los ojos de alegría. Los pájaros cantan. Trasciende la rosa blanca a sus alrededor. Pero en el invierno el soldado añora. Su familia y novia viven en el sur. "Quiero volver a mi pueblo lo antes posible." Él dijo"Espere hasta la primavera próxima, por favor." La niña dijo.Poco después pasó el invierno y entró la primavera. Estalló la guerra entre el país grande y el país pequeño porque sus intereses chocaron. Entonces, la guerra los convirtió en enemigos de ahora aunque son buenos amigos y se estimaban mucho hasta ahora."Mi niñera dijo que soy una hija ilegítima entre el rey y una menina. Por eso si llevas mi cabeza a tu país, puedes ser ascendido. Mátame, por favor." La niña dijo."No me digas eso. ¿Cómo puede ser?" El soldado la riñó con cara aterradora. "Mi enemigo debe ser otro. Sigue creciendo la batalla desde el norte. Yo voy a luchar en defensa de nuestra rosa."Se marchó al frente y la dejó sola en la frontera. Desde entonces, la niña ha llevado una vida santa.La rosa blanca florece y las abejas se lo lapelotonan a su alrededor. El frente está muy lejos de aquí, por más que ella aguza el oído o levanta la vista al cielo, no se oye un tiroteo y no se ve un humo negro. La niña siente al soldado.Un día un viajero pasa por allí. Le pregunta sobre el conflicto entre los dos países. El viajero la avisó de que el país pequeño ha ganado ye y que degollaron a aquél rey y todos los soldados del país grande. La niña tenían miedo de que el soldado hubiera muerto en el frente. Los ojos de ella nadaban en lágrimas.Cuando se sienta sobre el monumento de piedra de sus frontera, ve a mucha gente viniendo desde los confines del horizonte.Dentro de un mes más tarde, la rosa blanca murió a voluntad. El invierno próximo, la niña salió de viaje con rumbo al sur.




















Es el ejército. Una soldado en un caballo negro los está mandando, y es aquel soldado. El ejército no hace ruido.
Cuando el soldado pasó delante de la niña, él hizo un saludo militar, y olió la rosa blanca. La niña quería decir algo, pero con lo cual se despertó de su sueño.